Inicio Foros Cantina Juegos World of Warcraft General *** ALERTA SPOILERS *** Nuevo parche 7.3 PTR

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó Imagen de perfil de AnaWachowsky AnaWachowsky hace 1 año, 11 meses.

  • Autor
    Publicar
  • #3424 Editar
    Imagen de perfil de AnaWachowsky
    AnaWachowsky
    Debates creados:
    3

    Respuestas:
    12

    Buenas tardes,

    Os cuelgo por aquí una traducción libre de lo publicado en MMO-Champion sobre los spoilers del parche que se ve en el PTR actualmente.

    Si no queréis enteraros hasta que no salga dicho parche… ¡PARAD AQUÍ!

    Luego no digáis que no os avisé…

    .

    .

    .

    Reunión de Lothraxion

    Lothraxion: ¡Turalyon! Me alegra que continúes frustrando los mejores esfuerzos de la Legión para matarte.

    Lothraxion: ¿Qué hay de Alleria? Ella está…

    Exarca Turalyon: La última vez que la vi fue en el Xenedar. Todavía estaba… bajo guardia.

    Alto Exarca Turalyon: Alleria está ahí fuera, viejo amigo. Lo sé. Y otros supervivientes también.

    Alto Exarca Turalyon: Pero miles de demonios se interponen entre nosotros y nuestros aliados. Debemos minimizar las filas de la Legión para tener alguna esperanza de llegar al Xenedar vivo.

    Lothraxion: Entonces eso es lo que haremos, Alto Exarca.

    Reunión de Arator

    Alto Exarca Turalyon: Hijo, hay mucho más que tenemos que hablar, pero nuestros aliados en el Xenedar pronto serán invadidos.

    Alleria Brisaveloz: Debes ir en su ayuda, Turalyon. Exploraré detrás de líneas enemigas y facilitaré una distracción. Volveremos pronto, Arator.

    Arator el Redentor: Yo… entiendo. Que la Luz esté con vosotros.

    Vereesa Brisaveloz: Mantente a salvo. Reuniremos a los demás y nos preparamos para la batalla que viene.

    Arator el Redentor: Me duele verlos marchar, Tía Vereesa. No podría soportar perderlos ahora, no después de esperar todos estos años.

    Vereesa Brisaveloz: Ten paciencia, Arator. Puede tomar tiempo, pero tu familia estará completa de nuevo. Lo sé.

    Arator el Redentor: No hay duda de que mi madre pronto preguntará sobre Sylvanas. ¿Qué vas a decirle?

    Vereesa Brisaveloz: Es una conversación que sé que debemos tener, pero la idea me llena de miedo. ¿Cómo puedo explicar a Alleria en lo que nuestra hermana se ha convertido? La verdad le romperá el corazón.

    Reunión de Khadgar

    Archimago Khadgar: Qué bueno veros de nuevo, amigos míos. No sabía qué pensar cuando no pude encontraros después de la devastación de Draenor.

    Alto Exarca Turalyon: También temíamos por ti, Khadgar. Pero creo que parte de mí sabía que sería necesario algo más que la explosión de un planeta para frenarte.

    Alleria Brisaveloz: ¿Kurdran y Danath están a salvo también?

    Archimago Khadgar: De hecho, aunque no puedo verlos tan a menudo como me gustaría. Cuando todo esto haya pasado, ¡tal vez los Hijos de Lothar deban celebrar una fiesta de reunión!

    Alto Exarca Turalyon: Estoy de acuerdo. Ha sido un largo tiempo, pero recuerdo que te toca comprar las bebidas, Khadgar.

    Archimaga Khadgar: Bueno, no sé nada de eso…

    Alleria Brisaveloz: Definitivamente es tu turno. Nunca cuestiones la memoria de un elfo… Incluso después de mil años.

    Varimathras provoca a la Alianza

    Varimathras: Así que, su Alianza aún perdura. Más de lo que esperaba, aunque ya ha plantado las semillas de su caída. Ella es paciente, ésa.

    Varimathras: Cuando tus tronos corran rojos con traición… Cuando tus lugares santos ardan y la máscara destrozada cuelgue sobre tu hogar… Sólo entonces lo sabrás. Y será demasiado tarde.

    Varimathras: No importa. Estás ciego a la verdadera oscuridad que te rodea.

    Varimathras provoca a la Horda

    Varimathras: Así que, ella me encontró por fin. Envió a sus subordinados para terminar el trabajo.

    Varimathras: Dime, cuando se apoderó de tu trono de pieles y huesos, ¿fue forzada tu lealtad? No… Apostaría a que renuncias voluntariamente… O fuiste convencido de que lo hiciste.

    Varimathras: No importa. Eres ciego a la oscuridad en ti.

    Xalatah Hoja del Imperio Negro provoca Sacerdotes de la Sombra

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Hay mucho potencial aquí, pero todo desperdiciado en una cruzada condenada.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: ¿Puedes saborearlo en el aire? ¿El dulce néctar de la locura? Mmm… Este lugar está repleto de él.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Ésta es una promesa. Los susurros la atraen hacia su destino.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: La oruga se ha convertido en mariposa. Ella es todo menos nuestra ahora.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Ostenta su desafío de las sombras. La arrogancia será su perdición.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Mira ahora cómo una mente débil da paso a la oscuridad.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Mientras disfruto de una saludable lujuria de poder, éste la busca como un aficionado.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: ¡Esto es la verdadera belleza! Al menos uno de vuestros mortales puede apreciar lo que ofrece.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Tanto esfuerzo, tanta fanfarronería, sólo para retrasar la inevitable victoria de los mejores.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Imagina esta maquinaria imbuida de nuestro poder. Interesante…

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Qué decepción. Desperdició su potencial apoyando al lado equivocado.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Estos aspirantes juegan al susurro de la locura. ¡Aficionados! Debo mostraros la técnica apropiada.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: Éste sería un excelente campeón para nuestra causa. Tal vez todavía puede ser convertido.

    Xal’atath Hoja del Imperio Negro: ¡Largo tiempo hemos buscado la entrada a este reino! Pensad que tenemos un mortal al que agradecer el darnos nuestro punto de apoyo. ¡Su servicio será recordado!

    Alleria usa el Vacío
    Locus-Walker: Tengo algo que quiero mostrarte, pero no debemos ser vistos. Sígueme.

    Alleria Brisaveloz: Explícate primero.

    Locus-Walker: Demasiada impaciencia. Creo que encontrarás las respuestas que buscas en el otro lado.

    Locus-Walker: Trabajan laboriosamente. Lástima que sean alcanzados.

    Alleria Brisaveloz: Estoy un poco decepcionada. ¿Realmente fui tu mejor estudiante?

    Locus-Walker: Yo esperaba encontrar al menos un alma prometedora en esta roca.

    Alleria Brisaveloz: No me he alejado de ese camino. Ya sabes por qué me resistí.

    Alleria Brisaveloz: Necesito terminar lo que empecé, Locus-Walker.

    Locus-Walker: ¿Puedes, sin embargo? ¿Con tus… apegos?

    Allergy Brisaveloz: Turalyon confía en mí para tomar decisiones difíciles, y yo en él.

    Locus-Walker: No estoy hablando de confianza.

    Locus-Walker: ¿Cómo esperas recibir la Sombra con la Luz brillando tan radiantemente a tu lado?

    Alleria Brisaveloz: Sin Luz no hay Sombra, maestro.

    Locus-Walker: Bueno, ¿Brisaveloz? ¿Qué dices?

    Alleria Brisaveloz: Muéstrame el camino. Estoy lista para caminar.

    Locus-Walker: De esta manera.

    Locus-Walker: ¿Cómo te sientes?

    Alleria Brisaveloz: Mi cabeza está… flotando.

    Locus-Walker: Recuerda… Mientras tu mente sea tuya, tú controlas este poder. No te domina.

    Alleria Brisaveloz: ¿Cómo lo hiciste tú solo?

    Locus-Walker: Bueno. Tal vez te lo diga un día.

    Locus-Walker: Hasta entonces, estaré vigilando tu progreso.

    Alleria Brisaveloz: Debes regresar al Vindicaar y compartir lo que hemos aprendido.

    Alleria Brisaveloz: Mi camino me lleva a la Sede del Triunvirato… A cualquier destino que me espere allí.

    Alleria Brisaveloz: Estoy segura de que Velen lo entenderá.

    Diálogo adicional de Alleria

    Alleria Brisaveloz: Esa cosa… está… ¡llamándome!

    Locus-Walker: Enfoca tu mente. Recuerda tu entrenamiento.

    Alleria Brisaveloz: ¡Arator! ¿¡Turalyon!?

    Locus-Walker: El Vacío sólo muestra medias verdades. Confía en tus instintos.

    Alleria Brisaveloz: No puedo– Yo– ¡Argh!

    Locus-Walker: ¡Lucha, te maldigo!

    Alleria Brisaveloz: Begone, miserable oscuridad.

    Locus-Walker: Asegúrate de recoger nuestro premio, impío. Atenderé a Alleria.

    Locus-Walker: El corazón de un semidiós. Esto no es una simple muestra, Alleria.

    Locus-Walker: Tómalo, y estarás un paso más cerca de tu destino.

    Alleria Brisaveloz: Lo entiendo. Gracias a los dos.

    Más diálogo de Alleria

    Alleria Brisaveloz: Tal caos… Tal angustia. Nunca antes había sentido nada parecido.

    Locus-Walker: Es raro que un naaru caiga en el vacío de esta manera. Los pocos casos que conozco han ocurrido cuando los mortales estaban involucrados. Qué implicaciones fascinantes…

    Locus-Walker: Tales reflexiones pueden esperar. Sin embargo, esta entidad debe morir.

    Alleria Brisaveloz: ¿Cómo un ser de la Luz se convirtió en una criatura de Sombra?

    Locus-Walker: El Vacío es una fuerza de cambio… de transformación. Las sombras fluyen, cambian constantemente.

    Alleria Brisaveloz: Siento el poder del naaru caído. Me hace señas.

    Locus-Walker: Estás en la cúspide del destino, Alleria. Tendrás que tomar decisiones… y enfrentar sus consecuencias.

    Alleria Brisaveloz: Incluso derrotado, el naaru oscurecido surge con poder. Oigo las sombras llamándome.

    Locus-Walker: Reclama su esencia, Alleria Brisaveloz. Toma su caos como el tuyo.

    Locus-Walker: Has sobrevivido… ¡interesante! ¿Cómo te sientes?

    Alleria Brisaveloz: Las voces son más fuertes ahora. Más insistentes. Pero no me controlan.

    Locus-Walker: Me pediste que te enseñara a usar el Vacío como un arma. Ahora esa arma eres tú.

    Alleria Brisaveloz: Parece que mi entrenamiento está completo.

    Locus-Walker: No nos adelantemos. Necesitamos probar los límites de esta nueva potencia. Ven.

    Kil’Jaeden presenta a Sargeras

    Kil’Jaeden: Mi gente, los he llamado aquí para compartir una revelación.

    Kil’Jaeden: Durante mucho tiempo, los eredar hemos estado solos en el universo.

    Kil’Jaeden: El faro de nuestra civilización resplandeciente… sobre lo que temíamos era un vano vacío.

    Kil’Jaeden: No necesitamos soportar más esta soledad.

    Kil’Jaeden: ¡El Triunvirato ha recibido un visitante de otro mundo!

    Kil’Jaeden: Él nos ofrece poder a diferencia de cualquiera que hemos conocido antes.

    Kil’Jaeden: Nos ha mostrado el camino hacia un nuevo futuro.

    Kil’Jaeden: ¡Asociándonos con nuestro nuevo aliado, la luz del Eredar brillará radiante a través del cosmos!

    Kil’Jaeden: Os pido, ahora, que elevéis vuestras voces en alabanza. ¡Alabado sea Sargeras!

    Velen huye de Argus

    Jefe Hatuun: ¡Talgath se ha vuelto contra nosotros!

    Profeta Velen: No… Tú también, viejo amigo…

    Jefe Hatuun: No puede terminar así. Toma a los otros y ve, Profeta. Te conseguiremos tiempo.

    Profeta Velen: ¡Hatuun, no! ¡No tienes que hacer esto!

    Jefe Hatuun: Por favor… Mantén a mi familia a salvo.

    Profeta Velen: ¡K’ure! ¡Ayúdanos!

    Kil’Jaeden: ¡Te voy a cazar a través de las estrellas, traidor! ¡Incluso si me lleva mil años!

    Voz de Sargeras: Júrame lealtad, prométeme los corazones de tu pueblo por mi causa. Yo te transformaré, otorgándote conocimiento más allá de la imaginación y poder más allá de toda medida.

    Voz de Sargeras: Juntos nos convertiremos en Legión, y derrotaremos el vacío hambriento que nos consumiría a todos.

    Archimonde: Es muy poco lo que pide, para lo que él nos ofrece.

    Kil’Jaeden: Demasiado poder… Y dice la verdad.

    Profeta Velen: Yo esperaba que los demás pudieran sentir la oscuridad tras las palabras de Sargeras. Pero estaban cegados por su vanidad… por su hambre de poder.

    Profeta Velen: El cristal ata’mal pronto me mostró la horrible verdad de lo que vendría a pasar si aceptamos la oferta del titán. No nos transformaríamos en líderes sabios, sino en monstruos odiosos.

    Oferta de Sargeras

    Aggramar: ¿Cuál es su oferta, maestro?

    Voz de Sargeras: El círculo se acerca a la terminación. Los mortales no deben interrumpir el renacimiento.

    Aggramar: Los que no sirvan serán erradicados. Es la única forma.

    Voz de Sargeras: Conviértete en el instrumento de mi ira una vez más, Aggramar. Termina esta incursión de la Luz.

    Voz de Sargeras: La hora del renacimiento se acerca. ¿Están preparadas las almas?

    Aggramar: Nuestros parientes todavía resisten el camino verdadero, maestro. Pero pronto se romperán.

    Voz de Sargeras: Aún se nos escapa. Su esencia es necesaria para asegurar la victoria de mi cruzada.

    Aggramar: La espiral de vida pronto se revelará. ¡No se me escapará, maestro!

    Voz de Sargeras: Cuando mi nuevo Panteón se levante, ¡ningún poder en el universo se opondrá a la Legión!

    Cuando se hace clic en Illidan demasiado

    Illidan Tempestira: Tu persistencia es apenas sorprendente.

    Illidan Tempestira: No estás preparado.

    Illidan Tempestira: No seré tocado por gentuza como tú.

    Illidan Tempestira: NO ESTÁS PRE– ¿Qué es eso? ¿Te estoy negando algo? Bah. No sabes nada sobre el anhelo verdadero.

    Alleria habla con los jugadores

    Alleria Brisaveloz: No me romperé.

    Jugador: ¿Qué te pasó en el Trono del Triunvirato?

    Alleria Brisaveloz: Cuando los naaru estaban moribundos, la esencia de L’ura me llamó. Un ser nacido de la Luz se había convertido en sombra.

    Alleria Brisaveloz: Fue una sensación familiar.

    Alleria Brisaveloz: La transformación que presenciaste está bajo mi control para ser usada cuando me vea en forma. Soy la misma persona que era… y, sin embargo, algo más.

    Alleria Brisaveloz: El uso de dicho poder se hace algo… difícil. Pero la sombra es una fuerza que debe ser aprovechada, no temida.

    Alleria Brisaveloz: Al igual que con cualquier arma, uno debe mantener un control constante al empuñarlo.

    Jugador: Ya veo.

    Alleria habla con los cazadores que empuñan su arco

    Alleria Brisaveloz: Deberíamos tener unas palabras, Maestro Cazador.

    Alleria Brisaveloz: Vereesa me dijo que te acompañó en la misión a Niskara. Que arriesgaste tu propia vida para rescatarme, y que no permitiste que cayera en la trampa del inquisidor.

    Alleria Brisaveloz: Está claro que controlas Thas’dorah con habilidad y elegancia. Trae honra al arco y al recuerdo de los que lo llevaron antes que tú.

    Alleria Brisaveloz: Puede llegar un día en que necesite el arma de mi familia una vez más. Pero por ahora, al menos, tengo un camino diferente a seguir.

    Alleria Brisaveloz: Mantén a Thas’dorah orgulloso, campeón. Has de saber que has demostrado ser digno de ello.

    El castigo de Xe’ra

    Alto Exarca Turalyon: Siento a Xe’ra en la cámara central. ¡Gracias a la Luz! No es demasiado tarde.

    Alleria Brisaveloz: ¿Y entonces qué? Me encerraron en una celda por profundizar en el Vacío contra sus deseos. ¿Me hará prisionera otra vez? ¿O peor?

    Alto Exarca Turalyon: Xe’ra verá que arriesgaste tu vida para salvarla. Su fe en ti será restaurada, ¡lo sé!

    La cresta del conocimiento

    Alto Exarca Turalyon: ¿Velen?

    Profeta Velen: Perdóname, hijo mío.

    Alto Exarca Turalyon: ¿Estás herido?

    Profeta Velen: Estoy ileso.

    Profeta Velen: Su llegada es oportuna. Debemos encontrar la Cresta del Conocimiento antes de que Talgath la ponga fuera de nuestro alcance.

    Alto Exarca Turalyon: Así que está aquí, entonces. Me lo temía.

    Alto Exarca Turalyon: Escoltaremos a Velen a salvo hasta la Cresta.

    Alto Exarca Turalyon: Si cubres nuestra retirada, quizás podamos ver esto.

    Alto Exarca Turalyon: Dirige el camino, Profeta.

    Profeta Velen: Daros prisa, amigos míos. Algo oscuro y terrible vuelve… y no es Talgath.

    Talgath: A diferencia de ti, Velen, se mantiene firme.

    Talgath: Un cambio de ritmo es bienvenido, para estar seguro.

    Profeta Velen: Talgath. No necesitamos ir a luchar. Te ofrezco una oportunidad: Renuncia.

    Talgath: Veo que sigues siendo un pacifista. ¡Plántame cara!

    Alto Exarca Turalyon: Estamos contigo, Velen.

    Profeta Velen: “Pheta thones gamera”. Luz, guía nuestro camino.

    Talgath: ¡Oh, cómo lloró Kil’jaeden por ti! ¿Sabes cuán profundamente le hirió tu partida?

    Profeta Velen: También perdí a un hermano querido ese día.

    Talgath: No lo perdiste. Lo dejaste todo, ¡todo! ¡Tu gente, tu planeta… incluso tu familia!

    Profeta Velen: ¡No he olvidado tu traición!

    Talgath: Sólo esperaba que te dieran una razón para quedarte. Qué frío fuiste, abandonando a tu pareja y a tu hijo.

    Profeta Velen: ¡Silencio! ¡No te atrevas a hablar de ellos!

    Talgath: He tocado un tema delicado, ¿verdad?

    Profeta Velen: Éste es tu fin. Si hay un fragmento de bondad en ti, nos ayudarás a encontrar la Cresta del Conocimiento.

    Talgath: ¡Hah! Es demasiado tarde. Nada escapará del templo. Ni siquiera la Luz misma.

    Profeta Velen: Ya veo. Buen viaje, Talgath.

    Profeta Velen: Ven. No me atrevo a quedarme aquí.

    Alto Exarca Turalyon: Las últimas palabras de Talgath… Ni siquiera la Luz puede escapar. ¿Qué quiso decir?

    Profeta Velen: La oscuridad que perdura en el templo… La sombra que se cierne sobre todo Mac’Aree… Es L’ura.

    Alto Exarca Turalyon: Imposible. ¡Ella es un naaru! ¡Un ser de la Luz!

    Profeta Velen: Hay mucho que Xe’ra no quería que supieras.

    Titán corrupto

    Aggramar: Mortales. Perdí miles de años luchando por alejaros de la corrupción. Hasta que por fin mis ojos se abrieron a la verdad.

    Aggramar: Ustedes son la corrupción. Salvaremos el universo borrando toda vuestra memoria de la existencia.

    Aggramar: Pronto viene el despertar de mi hermano Argus. Juntos nuestro nuevo Panteón se unirá al maestro para romper su mundo fétido. Pero no vivirás para verlo.

    Silgyrn y Liadrin

    Silgryn: En toda mi vida, nunca dejé las fronteras de Suramar. Ver este lugar es entender el destino que casi sufre mi pueblo.

    Lady Liadrin: Y casi la mía también. El sin’dorei también tenía un líder que hizo un trato con la Legión, envenenándonos en el proceso.

    Silgryn: Una sed desenfrenada de poder es la corrupción más terrible de todas. ¿Cómo encontró su camino hacia delante tu pueblo?

    Lady Liadrin: Nos unimos para luchar por nuestro lugar en Azeroth. Y nos dimos cuenta de que necesitábamos aliados para estar con nosotros.

    Silgryn: ¿Y la Horda ha servido a tu propósito?

    Lady Liadrin: Lo ha hecho. No nos equivoquemos, el nuestro no ha sido un camino fácil, y hemos luchado a través de los tiempos oscuros. Pero juntos enfrentamos un mundo que a menudo nos ha dado la espalda. Juntos encontramos fuerza.

    Silgryn: Una valiosa perspectiva, Lady Liadrin. Me has dado mucho para reflexionar.

    Eonar

    Magni Barbabronce: ¡La espiral de la vida! De alguna manera, ella es la clave del plan de Sargeras.

    Magni Barbabronce: Debemos encontrar su alma. Simplemente no sé cómo.

    Illidan Tempestira: Deja eso para mí.

    Magni Barbabronce: ¡Campeones! Oí una voz familiar que me llamaba, así que luché contra mí dentro de este maldito lugar.

    Esencia de Eonar: Campeones, escuchadme. La Legión ha profanado mi santuario, y mis defensas serán pronto superadas. Quédate conmigo ahora, no sea que Sargeras reclame su premio.

    Magni Barbabronce: ¡Es Eonar, la Espiral de Vida! Este portal lleva a su santuario. Marchad. ¡Me quedaré aquí y cubriré vuestras espaldas!

    Esencia de Eonar: Los gritos atormentados del Panteón resuenan desde lo profundo del núcleo de Argus.

    Esencia de Eonar: Si Sargeras los rompe como lo hizo Aggramar, ningún poder en este universo lo detendrá.

    Esencia de Eonar: Liberadlos, campeones, o su lucha será por nada.

    Magni Barbabronce: Las almas del Panteón son libres, pero sufrieron demasiado. Permíteme quedarme un tiempo con ellas para darles tranquilidad.

    Profeta Velen: Quédate aquí, Magni. El resto de nosotros continuará.

    Illidan Tempestira: Tan cerca ahora del final…

    La visión de Magni

    Archimago Khadgar: ¿Magni? ¿Estás bien? ¿Magni?

    Magni Barbabronce: Una espada… En la oscuridad… Arenas… Empapadas de dolor.

    Magni Barbabronce: La herida… Quema… Quema…

    Magni Barbabronce: Él está luchando a través del dolor… Para dejarnos ver…

    Magni Barbabronce: La voz está sola… Débil… ¡Pero es tan hermosa!

    Argus

    Argus: ¡Muerte! ¡Muerte y dolor!

    Argus: ¡Terminado!

    Argus: Toda la vida termina.

    Argus: Mi tormento… Termina…

    Argus: ¿Es… Más?

    Argus: Libre… Libre…

    Argus: ¡Acaba con todo!

    Argus: ¡Conoce la oscuridad!

    Argus: ¡Una liberación misericordiosa!

    Argus: ¡El maestro exige tu condena!

    Argus: ¡Maestro! ¡Voy a reclamar tu premio!

    Argus: No hay esperanza. Sólo dolor. ¡Sólo dolor!

    El Corazón de Antorus

    Profeta Velen: Este puede ser el único lugar en el universo sagrado para la Legión. Los demonios se arrancarían sus ojos antes que mirarlo.

    Illidan Tempestira: ¿Quién podría imaginar tal sacrificio?

    Illidan Tempestira: El corazón de Antorus se encuentra ante nosotros. El poder detrás del ejército infinito de la Legión.

    Magni Barbabronce: Hay tanta agonía aquí… tantas voces. ¡Es… Está casi avasallado! Pero puedo sentir que Eonar nos empuja hacia adelante.

    Profeta Velen: Definitivamente, el fin está sobre nosotros. Perseverad, amigos.

    La Cruzada Ardiente

    Magni Barbabronce: Los titanes pueden cortar esa conexión… pero no aquí. Necesitan traer el alma de Argus a su lugar de poder… el Asiento del Panteón.

    Illidan Tempestira: Nuestras victorias no significan nada. Mientras Sargeras tenga el alma de Argus para alimentar su infinito ejército, Azeroth permanece en grave peligro.

    Magni Barbabronce: Su acto final aprovechará el último poder de Argus, para encarcelar a Sargeras… de una vez por todas.

    Magni Barbabronce: Héroes, puedo indicar a los titanes que comiencen. Una vez que empiecen su ritual… ¡no hay vuelta atrás!

    Magni Barbabronce: El alma torturada de Argus está descansando.

    Illidan Tempestira: No importa. Hemos perdido. ¡Mira al cielo!

    Profeta Velen: Sargeras pronto deshará todo por lo que hemos luchado.

    Voz de Amanthul: No.

    Voz de Amanthul: Usaremos el último ápice del poder de Argus para atarlo aquí. La Sede del Panteón se convertirá en la prisión de Sargeras… y la nuestra también.

    Profeta Velen: ¿Ustedes se condenarían a detenerlo?

    Illidan Tempestira: Nuestro mundo debe sobrevivir… ¡no importa el precio!

    Voz de Amanthul: Se debe hacer un sacrificio.

    Voz de Amanthul: Regresad a casa, hijos de Azeroth. Proteged al último titán.

    Alto Exarca Turalyon: Profeta… ¿qué sucedió ahí afuera?

    Profeta Velen: Illidan es el carcelero del Titán Oscuro. Su sacrificio ha terminado con la Legión. Por fin, la Cruzada Ardiente… acabó.

     

    ¡Espero que os haya gustado! :yahoo:

    Un saludo.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Estadísticas

Miembros activos actualmente: 1
Most users ever online was 17 on 25-06-2018 22:14:14
trenatarr86633
Miembros activos en las últimas 24 horas: 45
trenatarr86633, stefanam, inuvybe, ukywijy, betsy19h805904, johannacnb3938, sophiealden86, gracekennedy, utpjacelyn8303, silkevalenti5, joannarauch801, blythefox2554, kinaburrell423, ivoduhipo, ovapota, afipedep, princessroman, alejandrinacol, agustincason6, ynurex, Aleksander, icaqenan, Aron, igocukax, ejahipoj, ozino, lavinaebert765, omuryjeki, arujuqol, teodorokluge5, elelo, ihemov, umeqepov, miguethor, arturobianco0, evamohik, olygesum, ulazaq, yravekyf, waylon72978949, uqonica, chanaseal57149, otevasyna, ylosur, ajaguby
Super administrador | Moderador | Participante | Espectador | Bloqueado
Forum Statistics
Threads: 651, Posts: 652.619, Members: 20.313
Welcome to our newest member, hildreddadswel